Cara a cara con la Muerte

Hoy he estado en Tepito, el barrio más peligroso de México DF (tranquila, mamá, puedes seguir leyendo). Una vez más, gracias a los contactos de Laura, hemos tenido unos guías de lujo: dos residentes del barrio, conocidos y respetados por allí, que nos han abierto innumerables puertas y nos han enseñado rincones que de ninguna otra manera hubiera podido conocer. Hablando con la gente del barrio, y pisando donde ningún turista pisa en esta ciudad, me he sentido como el Jon Sistiaga murciano.

En Tepito, la Muerte es una vecina más. Y qué vecina. Tiene altares móviles, altares fijos en la calle, basílicas y se le realizan ofrendas variopintas, como paquetes de tabaco o botellas completas de tequila. La Muerte, como digo, es parte de la vida de las calles de Tepito. La Muerte genera cultura. La Muerte genera culto (como dicen en el barrio: “la Santísima Muerte te cumple, pero te cobra muy caro”).

En Tepito, la Muerte está plasmada, por ejemplo, en el llamado “Mural de los Ausentes”, donde los mártires del narcotráfico quedan grabados a fuego posando en un retrato colectivo (y algunas caras vacías, esperando ser llenadas algún día), algo que también podemos encontrar en las calles de otros barrios como el Bronx, en Nueva York.

Pero la vida también está presente en las calles de Tepito. Viven las sonrisas, vive la honradez de los cientos de comerciantes del mercado, vive la devoción por el barrio, viven las ganas de cambiar para siempre las cosas. Viven los besos de los niños a sus madres. Viven las acciones sociales integradoras, vive el deporte, y vive la amabilidad de muchos de ellos que me han abierto sus negocios, sus sueños y sus palabras. Vive todo aquello que nos muestra que, en Tepito, estar cara a cara con la Muerte no implica darle la espalda a la Vida.

7 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. la microscopista //

    Oli, ese “mural de los ausentes” me ha recordado una regla que suele venir bien para construir ficción: narrar la realidad a través de la ausencia. Llenas un relato de agujeritos y triunfa (no me pidas que te lo explique porque no puedo).

    Buen viaje!

  2. Luis //

    Los que rinden culto a La Santísima Muerte suelen ser devotos de San Jesús Malverde, representado junto a hojas de marihuana y patrón de los narcos grandes y chicos. Aquí, en Kentucky, en las taquerías y tiendas de abarrotes se ven velas con la imagen de varios Santos. La indiscutible es la Virgen de Guadalupe, pero diría que la Santísima Muerte o Jesús Malverde son los que la siguen en número de velas a la venta. A ver, si Dios es un castigador, hay que buscar en el mundo del surrealismo alguna figura que perdone lo imperdonable. Oli, qué suerte la tuya la de poder estar el el D.F. algo más profundo y ver lo que se cuece. Tengo unas ganas tremendas de ir a México y vivir allí una vida!

  3. Teleñeca //

    Juer que susto… yo no sé si sería capaz. ¿no daba mu mal rollo tanta muerte???

  4. vickyland //

    eres un valiente, tio! Tepis, aunque tu digas que se respira honradez, tambien es de los sitios donde te asaltan antes de que salgas con lo comprado, y puedes encontrar de todo, y mucho producto robado… pero que bueno que vas con tu optimismo de siempre, que padre!
    como me esta gustando este blog!!!
    bsstes

  5. Mario Guzmán //

    hola Oli feliz viaje saludos

  6. Oli //

    ¡Hola, Mario! Un placer leerte por aquí. Tenemos unas chelas pendientes. ¿Noviembre? Ojalá, ya veremos por dónde me lleva este viaje.

    Un abrazo muy fuerte a todos,

    OLI I7O

  7. Eynar Oxartum //

    De regreso de la tormenta, vuelvo a las lecturas.

    Por lo que veo, Tepito no es tan chungo como lo tepitan :)

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones