Tepoztlán y los trabalenguas

Tepoztlán es el complicado topónimo de un bonito pueblo del estado de Morelos. Para rizar el rizo, también existe otro pueblo llamado Tepotzotlán.

Tepoztlán. Tepotzotlán. Tepoztlán. Tepotzotlán. Tepoztlán… Fácil, ¿no? Bueno, pues yo he estado en Tepoztlán, un precioso enclave que aglutina turistas que aún no saben pronunciar el nombre del pueblo, gringos hastiados del capitalismo, hippies venidos a menos, ilustres proscritos, renombradas cantantes e incluso dudosos avistamientos de ovnis.

El pueblo es atractivo por muchos motivos:

  • El entorno. Desde el cerro del Tepozteco, la vista del valle es espectacular (foto superior).
  • La pirámide. Situada en lo alto del cerro, la subida es muy escarpada y cansada, pero merece la pena.
  • La artesanía. Se pueden encontrar hermosas piezas hechas por los hippies.
  • Los monumentos. Por ejemplo, el antiguo exconvento dominico, de 1570, uno de los más antiguos de México (foto inferior).
  • La arquitectura. Las casas están muy cuidadas, y los locales no te abruman con enormes y antiestéticos carteles.
  • El mercado. Destaca no sólo el de artesanía, sino también el mercado de comidas.
  • La gente. Por ejemplo Héctor, un señor que sueña con hacer el Camino de Santiago. Le prometí poner una piedra en algún punto del camino en su honor, para que esa piedra tire hacia él y algún día pueda ir.

Muchos topónimos provienen del náhuatl, la lengua más importante de la cultura mesoamericana, especialmente desde la expansión del imperio tolteca. Su regresión se produjo con la caída del imperio azteca a manos de los conquistadores españoles, pero hoy día todavía sigue hablándose, y los paneles informativos de los propios sitios arqueológicos vienen en castellano, inglés y náhuatl. Actualmente se calcula que lo hablan cerca de un millón y medio de personas.

Algunos topónimos que vienen del náhuatl: Xochimilco (“lugar donde se siembran las flores”), Popocatépetl (“cerro que humea”), o Iztaccíhuatl (“mujer blanca”). Y no sólo topónimos; hay muchísimas palabras cotidianas que vienen del náhuatl.

Las tradiciones lingüísticas se mantienen fuertes en México. Además, Tepoztlán (especialmente) me ha hecho darme cuenta de cómo cambia el país una vez que sales de México DF. Aún queda mucho de lo que sorprenderme y mucho que aprender, incluyendo el deletreo de  muchas de las palabras en náhuatl.

2 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. vickyland //

    la palabra aguacate tambien proviene del nahuatl, con un significado curioso.. y curioso tambien que yo tenia entendido que era “mujer dormida” en lugar de “mujer blanca” .. mira tu, cosas nuevas que se aprenden!

    Oli, tienes que hacer un posteo de xochimilco, y por supuesto visitarlo, es muy curioso. y a Taxco, igual una visitica tampoco estaria mal…

    que viaje mas alucinante, viajero.. disfrutalo mucho… y Oaxaca.. pff, que guay lo que te espera. si tuvieras la opcion de ir a una laguna que se llama Chacagua, no dejes de ir, aunque no es facil el acceso (desde puerto escondido tendrias que tomar una lancha, pero merece bien la pena!)

    besos apretaos y apapachos varios,

  2. Eynar Oxartum //

    ¡Quién iba a decir que tocayo y tiza provienen del náhuatl!

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones