Semuc Champey y el turismo

Poco voy a decir de este lugar de ensueño en medio de la selva guatemalteca. Lo tiene todo: selva, un espectacular río en el que puedes bañarte, fauna variada y tranquilidad.

Hay varias formas de ir a Semuc Champey, pero casi todas pasan por el tour organizado. Los tours pasan primero por las grutas y luego van a Semuc. Yo decidí montármelo por mi cuenta y pasar de las grutas. E hice bien, porque pude disfrutar casi en soledad del parque, hasta que llegó la masa de turistas a media mañana.

En Guatemala, las infraestructuras de turismo se reducen a furgonetas que te recogen en el albergue u hotel donde estés y te llevan a los diferentes destinos. Estas furgonetas son cubículos con toda la gente apiñada, sin apenas respaldo, con trayectos de hasta 8 horas para 350 kilómetros. Los viajes se contratan desde el albergue, que se llevan una pequeña comisión.

Los turistas que estoy encontrando son, en general, británicos y americanos que se enguetan en el albergue y beben como si no hubiera un mañana. Los propios albergues crean microclimas con la música gringa de turno a todo volumen para que no les falte de nada. Luego, van todos de resaca en esas furgonetas hasta que les dicen que han llegado. Ahora estoy en Antigua, y aquí es otra cosa. Estamos en plena Semana Santa y, por suerte, la fiesta está dictaminada por los lugareños.

Un comentario. Deja el tuyo aquí.

  1. Pe //

    Qué bonito, y qué nombres más sonoros tienen los lugares que estás recorriendo, al principio pensaba que lo de Semuc Champey era algún tipo de trabalenguas.

    En cuanto a los “alberguistas profesionales”, hay gente que hace del viaje su rutina y su hogar, simplemente han cambiado el decorado de su ciudad natal por el de los albergues, a sus vecinos por la fauna mochilera.

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones