Lepaera y el kinder

Un encargo indirecto, más bien un favor personal para mí, me ha llevado a Lepaera, un pequeñísimo pueblo en la provincia de Lempira, en Honduras. Una buena amiga mía fue maestra de prácticas en la escuela infantil del pueblo.

Lamentablemente, el mural que hicieron en su día (hablamos del año 2006) fue borrado por la lluvia, pero la hospitalidad de los lepaerenses sigue intacta. Y es que, gracias a mi amiga estoy viviendo con una familia local, que me han acogido como uno más, sin restricciones, y dándome más de lo que tienen. Como he dicho, los hondureños (también llamados cariñosamente “catrachos”) son la gente más hospitalaria y amable que me he encontrado en este viaje.

En Lepaera hay un gran movimiento educativo. Aquí existe la CONEANFO (Comisión Nacional para el Desarrollo de la Educación Alternativa No Formal), una asociación que no sólo vela por la educación de los niños de las aldeas más remotas, sino que también realiza un trabajo integral que incluye educación agrícola y programas nutricionales a niños, madres y embarazadas. Aquí en Honduras las cosas van despacio, pero tienen muy claro dónde tienen que mejorar las cosas. Ponen su energía en ello y lo hacen, con la (generalmente) poca ayuda gubernamental que se les brinda.

2 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Ross //

    Y la casa de campanilla?? Son más clases?? Dónde están los columpios??? Me tienes que contar muchas cosas!!

    Gracias por traerme esos recuerdos. Otra vez. :)

  2. La_Ges //

    ¡Qué privilegio ser testigo accidental de cruces espacio-temporales tan maravillosos!

    A veces no sé si el destino tira los dados o directamente hace malabarismos con ellos.

    ¡Besos a los dos!

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones