Tegus de jour

Cuando el sol sale en Tegucigalpa, revela rincones que uno no creía que pudieran existir aquí, una ciudad donde la violencia monopoliza conversaciones de lugareños y foráneos. Podría enseñar la catedral, los cerros que rodean la ciudad (que la llaman “el hoyo”) o la vida en la calle, pero os quiero enseñar este oasis:

Se trata del Café Paradiso, el punto de encuentro de escritores, artistas en general y viajeros que buscan romper tópicos sobre Tegucigalpa. Allí me he tomado un zumo de melón, he hablado con una señora intelectual (muy apenada por el daño que hicieron los golpistas hace dos años, y por el sometimiento del país a los EEUU de América, ante el cual ella misma ha afirmado haber estado cegada) y me he afirmado en la idea de que, como sospechaba, incluso las ciudades más peligrosas tienen dos caras. Noche y día. Día y noche.

2 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Irina //

    Qué diferencia: de noche más oscura que la boca de un lobo y de día un paraíso!Megus ta más de día que de noche. Prometo que lo leo poco aunque escriba poquito. Cuídate y muchos besicos!

  2. Irina //

    En en comentario anterior hay una errata. Quise decir: “prometo que lo leo todo…

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones