El encargo era yo

Ya sabéis que podéis hacerme encargos a lo largo de este viaje. Hace unos días me pidieron uno. Consistía en imprimir una carta y dársela a alguien en San José, capital de Costa Rica. Me puse en contacto con el gancho y comenzamos el proceso.

La cuestión era quedar con alguien, pero a mí San José me pillaba fuera de la ruta prevista. Esa persona, casualmente, ayer domingo estaba cerca de Jacó, donde yo estaba, con lo que accedió a venir a por mí en su coche. Antes de que llegara, imprimí la carta que me envió el gancho para darle la sorpresa.

La excusa de vernos me proporcionó uno de los mejores días de este viaje: pasamos por Orotina, Caldera (comimos en el mítico Leda, una genuina marisquería para ticos -costarricenses-), y otras emociones no menos fuertes que el camino, envuelto entre bosques, montañas, cocodrilos e iguanas, se encargó de pincelar.

Llegó el momento de darle su carta cuando de repente sacó un USB. Me dice: “Tus amigos del barrio de Lavapiés te han hecho este vídeo”. “¿Cóoomooor?” Me sentí como Tom Cruise en “Mission: Impossible” (“¡La misión era un señuelo!”). ¡Yo preparando una sorpresa, cuando realmente me la estaban preaparando a mí! El contenido del USB era, es, un vídeo grabado para mí con todos mis amigos, en actitud cotidiana, saludándome ocasionalmente pero sin ser yo el centro ñoño del vídeo. Una ventana abierta con naturalidad a un sábado cualquiera de mi Peñica.

Sois los mejores, qué deciros. Ni siquiera tenéis que soltar la copa para que os eche de menos.

Volvimos a San José (el contacto, incluso me había apañado el alojamiento antes de venir a recogerme a Jacó) y hoy he visitado la ciudad. Me habían dicho que no había nada de interés, pero lo cierto es que no es verdad. Es una de las ciudades más bonitas y manejables que he encontrado en este viaje. Tal vez porque he tenido la oportunidad de conocer en coche otros pueblitos de la zona, visitar ferias de alimentación locales (en Orotina), o comer en sitios autén-ticos, venir a San José ha sido una gran decisión.

Como decía, San José es una ciudad bastante segura, con grandes zonas peatonales, con todo tipo de servicios, museos, teatros (como el de la foto, el Teatro Nacional)… Ahora me alojo en el céntrico Hostal Pangea, una sede de la embajada de EE.UU. con música chill, grafittis en las paredes, piscina (de la que también he sacado provecho), internet, limpio, buenos precios y buenas vistas. Recomendable. Eso sí, soy el único español por aquí, creo.

Ahora que el sorprendido he sido yo con la cosica de los encargos de SsV, la improvisación ha tomado el control del viaje. Rompí el rumbo inicial, y gracias a eso pude pasar uno de los mejores y más terapéuticos días de esta experiencia. Allí donde voy, fuxan os ventos. ¿Qué será lo próximo? ¿Dónde está el límite?

2 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Concha Mayor //

    Bueno, creo o mejor estoy segura, de que esto es mi estreno en este ya añejo medio de comunicación y creo también que es la mejor ocasión para hacerlo siendo para quien es y estando a tantos kilómetros de nosotros como estás. Comentar algo de todo lo que cuentas es tarea larga y casi imposible para mi lenta ymeditada escritura, pero quiero que sepas que dentro de las rutinas cotidianas que diría o mejor cantaría Raimon siempre hay un espacio muy grande para recordarte con mi cariño y cómo no con preocupación. Un beso y cuídate ahora más que nunca. Ya sé que siempre te lo digo, pero no me importa insistirte en estas nuevas andaduras en las que estás. Hoy es Luna llena en Libra tu ascendente.

  2. Oli //

    Gracias por enfrentarte a un teclado sólo para mandarme tu cariño ;·) (esto significa un guiño de ojo). :·) (y esto una sonrisa).
    Un beso a toda la familia, que os quiero mucho y pienso cada día en vosotros.
    (Por cierto, pensaba que era ascendente en Virgo).

    OLI I7O

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones