La otra punta del iceberg

Hace tiempo veía el principio del viaje como la punta de un iceberg. Ahora que el tiempo y el espacio han avanzado considerablemente, siento que realmente estoy en la verdadera punta del iceberg de este viaje. Centroamérica era la punta. Sudamérica es la mole de hielo inesperada.

Y no ha habido mejor forma de comenzar mis pasos por América del Sur que en Capurganá, un auténtico paraíso sanador de cuerpos y almas como el de Lucien, un chico que tuvo un accidente y le dijeron que nunca volvería a andar. Vino aquí a poner en práctica su fuerza de voluntad y ahora camina apoyado sobre una muleta. Yo mismo alargué mi estancia más de lo previsto, para empaparme de la energía de los paisajes que veis en estas fotos, así como para despedirme del Caribe. Efectivamente, ya no voy a ver el Caribe hasta no sé cuándo, porque mi ruta sigue hacia el sur, y si voy a alguna playa, será del Pacífico.

En Capurganá he escuchado historias muy fuertes, me han hablado de milagros, y, lo confieso, me he interesado por hacer trueque de horas de recepción en un hotel y pintar unos barcos a cambio de alojamiento y manutención básica (tranquila, mamá, sólo por preguntar). Capurganá, la punta de la punta del iceberg, es un paraíso energético sólo comparable a Ometepe.

En Capurganá me dijeron: “Lo bueno y malo de los paraísos es que no los puedes retener. Disfruta de lo que la vida te está ofreciendo y de todo lo que estás sintiendo en este viaje”. Pensé en el rumbo que estaba tomando mi vida en ese momento y decidí seguir adelante con mi Camino. Próxima parada: Medellín.

2 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Jose //

    Me encanta viajar contigo, desde tu blog, amigo Oli. Ahora el cambio será violento. Pasar de Capurganá a Medellín puede ser un auténtico tortazo, aunque buenos amigos colombianos dicen que en los últimos años ha sufrido una transformación enorme, al igual que Bogotá.
    Ya nos contarás.
    Un abrazo fuerte.

  2. Mercedes e Ignacio //

    De una a otra, con tus breves entregas, vamos viajando por Hispanoamérica, en un viaje exterior que se complementa con otro interior -tan interesante como aquél- que no puede por menos que traslucirse en cada línea y en cada reflexión. Un abrazo y nuestro apoyo. Mercedes e Ignacio.

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones