¿Le doy a “enviar”?

De: oli@silencioseviaja.com
Para:
ecuatoriano@gmail.com.ec
Asunto:
Querido ecuatoriano

¡Hola!

Quería darte las gracias por todo lo que estoy aprendiendo contigo. Para empezar, el otro día en el restaurante, tardaste 25 minutos en traerme un plato de arroz, ensalada, patacones (plátanos fritos) y carne deshebrada (o mechada). Me encanta reforzar mi sentido de la paciencia, porque yo vengo de un mundo donde todo es rápido, inmediato, y apenas hay tiempo para pensar en uno mismo. Es más, ayer mismo me avisaste de que la comida iba a tardar “un poco más de lo normal” y no fue hasta la hora y media que no tuve el plato en mi mesa. Y no sólo el plato, sino también la bebida, que soléis traerla a la vez que la comida. Esto es genial, porque desafía todas las leyes del consumismo en la hostelería, donde se suele traer la bebida antes que nada (y especialmente si la comida va a tardar), y no tenéis la necesidad de forzar la venta de más de una bebida.

Aquí te muestro una foto de Canoa, donde he estado estos días. Ya lo conoces: ese lugar costero (de “costa” y de “costo”) donde confluyen codo con codo pescadores, hippies y surferos. Gracias por tu hospitalidad. Me alojaste en el Hostal Paraíso Canoa y me invitaste a cenar una noche, y me hiciste una gran oferta: si estoy más de cinco noches, ya no pago ninguna más, y me quedo todo el tiempo que quiera. Lamentablemente, tengo que seguir p’alante y no lo hice, pero tentador era.

No obstante, no todo son agradecimientos. El otro día iba a tu lado en un autobús. Tú llevabas un gallo en el regazo, metido en una bolsa de plástico y asomando la cabeza por ella. Hablando contigo, te comenté que después de Canoa y Puerto López iría “a Guayaquil Bill”, y me dejaste solo riéndome. Eso está muy feo. Es más, me pareció advertir una mirada cómplice de desprecio hacia mí entre el gallo y tú.

Luego, me recomendaste vehementemente ir a Puerto López, ya que, según dijiste, “es la época en que las ballenas empiezan a desovar”. Joder, una ballena desovando, ESO SÍ QUE NO ME LO PIERDO.

De nuevo, gracias por todo y enhorabuena por el bonito país que tenéis.

PD: Si quieres, espero tu respuesta en los comentarios. ¡Un abrazo!

5 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Elena //

    ¡Qué grande eres, Pablo!

  2. Pe //

    Veo que el cambio de hemisferio trae cola…

  3. Mercedes e Ignacio //

    Hola, Pablo: Te seguimos dedo a dedo por el mapa en tu camino de descenso -valga la metáfora- de Norte a Sur. Todo lo que cuentas tiene el valor de la inmediatez y el atractivo fascinante de la sinceridad y la transparencia. Vivir un día tras otro, sin planes ni acumulaciones. Cada día su afán. Admirable. un abrazo.

  4. Eynar Oxartum //

    Ostras, pues los huevos de una ballena tienen que ser enormes, ríete tú de los de las avestruces.

    Ahora en serio, si las ballenas son mamíferos, sí que tienen que tener huevos (al menos los ballenos). ¿De qué tamaño serán?

    Por cierto, yo tampoco pillé lo de Guayakill Bill hasta que me puse a pensar de debía haber un chiste metido por lo que decías. A ver si es que el hombre no lo pilló igual que yo y en vez de mirada de desprecio era mirada de confusión…

  5. Irina //

    Je, jee, cuando he leído lo de las ballenas desovando, he imaginado un comentario de Eynar. Qué salao!

    Tu mailito con la genialidad de siempre! Y lo del gallo en el regazo me recuerda una “peli” de Paco Martínez Soria.

    Le doy a comentar!

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones