Cuestión de elecciones

Estoy en Río Gallegos, y aunque esté casi en el confín del mundo, es imposible no saber que este domingo son las elecciones presidenciales de Argentina, donde Cristina Fernández de Kirchner, si no hay sorpresas, renovará su mandato. Ya hay gente acampada para celebrar su victoria frente al Congreso.

El resto de candidatos está a años luz en las estadísticas, y tal vez por aquello de “de perdidos al río” (Gallegos), en Argentina, un país invadido por la publicidad (y hay que reconocer que mucha de ella muy creativa), algunos políticos han hecho campañas políticas curiosas. Al margen de su cuestionable eficacia comercial, a ver cuándo llegamos a este nivel en España:

Río Gallegos es una localidad donde casi todo el mundo está esperando a poder irse en algún autobús a Ushuaia, El Calafate o donde sea. Es la auténtica ciudad del viento, donde incluso te dejas la vida al caminar contra un viento que marea. No ha sido mi elección dormir aquí hoy, pero un retraso en mi bus desde Puerto Madryn me ha obligado a ello, con la consecuente pérdida de tiempo, dinero y paciencia. “Vale, no es el fin del mundo”, pensé… pero de pronto, me dí cuenta de que efectivamente, se trata del fin del mundo (al menos, del mundo que pisamos). Río Gallegos es la puerta a Ushuaia, y si he llegado hasta aquí, ¿qué más da una noche más o menos de espera? El fin del mundo bien lo vale.

Por lo tanto, si no hay sorpresas, mi próxima entrada será desde Ushuaia, la ciudad más austral del mundo. Mientras llego, me quedaré mirando estos atardeceres típicos de la Patagonia, de nubes cortadas por el viento en las que se estampa el sol, e inusualmente largos.

4 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Pe //

    Qué bonito atardecer.

  2. Oli //

    El de ayer, llegando a Ushuaia, flipas. A estas latitudes, los atardeceres son larguísimos, y la luz está como difuminada. Es espectacular, nunca había visto esto.

    OLI I7O

  3. Paz //

    Mis bisabuelos fueron pioneros en Rio Gallegos. Pregunta por los Camporro!.
    Saluditos Oli! Sigue disfrutando el viaje.

  4. Oli //

    ¡Hola, Paz! Pasé por el museo de los pioneros, pero no pude verlo, porque ya había cerrado. Mañana pasaré de nuevo por Río Gallegos, preguntaré por ellos…

    Por cierto, para quien no lo sepa, Río Gallegos es, dicen, la ciudad con más viento del mundo. Los coches tienen las puertas específicamente aseguradas, porque al abrirlas, a muchos se les vuelan. Yo he saltado a contraviento, y era como saltar en vertical.

    OLI I7O

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones