Ushuaia, la frontera extrema

Hace mucho tiempo, un buen amigo me habló del Faro del Sur, ubicado en una islita de Ushuaia, la ciudad más austral del mundo. Por aquel entonces, yo nunca había puesto mi interés en llegar a esa ciudad.

Mi amigo hizo un viaje por Sudamérica que me enorgullece reconocer que fue la primera semilla de lo que hoy estoy haciendo junto a vosotros, lectores. Tiempo después, me envió una imagen del Faro del Sur con un poema. Ese fue mi primer “¿Y si..?” de este viaje. “¿Y si algún día llegara hasta ese faro?”

Hoy, mucho más tiempo después de recibir aquella imagen, he llegado. Acabo de regresar de ver con mis propios ojos el Faro del Sur. Es lo más lejos que he llegado en este planeta, por el momento. La frase más repetida de este viaje, “Jamás pensé que llegaría hasta aquí”, ha cobrado hoy el sentido pleno de sí misma. Jamás, jamás en mi vida, pensé que llegaría al fin del mundo que pisamos. Jamás.

Tras muchas horas de viaje (muchas de ellas junto a mi amigo James, del que algún día os hablaré), y en el plazo de una semana desde que salí de Buenos Aires, he alcanzado el extremo sur. Aquí en Ushuaia también he encontrado especies de leones marinos (es decir, los que caminan; los otros son los elefantes marinos, que vimos en Península Valdés)…

…o cormoranes imperiales, que vistos en masa se parecen a los pingüinos (especialmente al caminar), pero tienen el cuello más estilizado y pueden volar.

Pero, para mí, el plato fuerte ha sido estar frente a frente con el Faro del Sur, o Faro del Fin del Mundo (oficialmente, Faro de Les Eclaireurs). Me ha hecho pensar, como diría mi amigo Jorge, en todos los doces segundos de oscuridades pasados hasta llegar aquí.

4 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Pe //

    Qué bárbaro, ahora puedes decir con conocimiento de causa “El Sur también existe”.

  2. Oli //

    Sí. De hecho, estoy más cerca de la Antártida que otra cosa… Oye… Mmm… Me has dado una idea… :D

    OLI I7O

  3. Mercedes e Ignacio //

    El núcleo del Sur al alcance de la mano, como si de un simple Amundsen se tratara. O de un Scott fracasado. Cuando estés en el Sur, acuérdate del Sureste (de España, claro). Un abrazo..

  4. Oli //

    Como bien cantó Drexler el otro día, “yo quiero ser navegante por el cielo austral”…

    Un abrazo a los dos,

    OLI I7O

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones