Tierra de Fuego, aire de agua

Sinceramente, pensaba que el mero hecho de estar en el fin del mundo, le otorgaba el derecho a exagerar su belleza, pero lo cierto es que el Parque Nacional de Tierra del Fuego es uno de los lugares más bellos que he visto nunca.

Igual que el dragón, que en todas las mitologías es el animal perfecto, ya que reúne los cuatro elementos, en este lugar podemos encontrar frondosos bosques clavados en escarpadas montañas nevadas, envuelto en un viento que pelea a muerte contra el mar (junto al Canal de Beagle). Todo ello, bajo todas las estaciones del año comprimidas en un día, con un frío que quema.

Llegar hasta esta provincia ha sido complicado, pero más aún lo será salir de ella. He tomado tantos autobuses para llegar, que la cabeza me tiembla con el vaivén de como si todavía estuviera en ruta. Y aún no me he recuperado, y ya me embarco de nuevo en otra maratón de autobuses aún peor, hasta El Calafate y Bariloche. El viaje continúa hacia el norte, a ver dónde lo perdí.

No se aceptan más comentarios.

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones