Pucón, nieve y sol

La frontera entre Argentina y Chile ha sido espectacular. El paisaje desolado por la ceniza del volcán Puyehue ha dominado todo el camino…

…hasta que he llegado a Pucón (vía Osorno), una preciosa localidad dominada a su vez por el humeante volcán Villarrica, una visión que, por inesperada, me ha dejado de piedra (pómez).

El clima aquí es delicioso. La presencia del lago Villarrica, unido al hecho de estar en el lado occidental de los Andes, crea un microclima perfecto para disfrutar de agradables paseos por la localidad, algo que necesitaba después de las palizas que me he pegado de autobuses estos días.

Pucón es muy turístico, pero no es de esas localidades que te asfixian entre resorts y repartidores de tarjetas. Tiene el equilibrio perfecto entre tranquilidad y mainstreamez.

Mi primera impresión sobre Chile no podía haber sido mejor. Eso sí, las comunicaciones terrestres son muy complicadas, porque este país es engañoso. Si lo observas en un mapa donde quepa por completo, probablemente vas a perder la percepción de las distancias, porque el tamaño de norte a sur no deja ver  las enormes distancias que también hay de este a oeste, y que muchos tienden (tendemos) a despreciar. Los chilenos, para resolver esto, han dividido en país en 15 regiones, organizadas según criterios geográficos,  más que políticos.

La pena es no poder dedicar el tiempo que merece este país, porque me parece algo más barato que Argentina (que ha roto todos mis esquemas presupuestarios) y porque el cuerpo me pide más tranquilidad y menos carretera. Y qué mejor lugar que Pucón para desconectar del mundo.

No se aceptan más comentarios.

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones