El parto

Hace hoy nueve meses que empezó este viaje, en México DF. No mucho después de aquel día, rendí un pequeño homenaje a la madre, a mi madre, a través de un monumento de la ciudad.

Mi viaje empezaba a gestarse. Siempre pensé que el fruto de mi vientre nacería prematuro, y sinceramente, al principio no confiaba en llegar tan lejos. Tres meses, a lo sumo cuatro, pensaba que aguantaría, y me imaginaba al neonato durante varios meses más en una incubadora, con tubos por todas partes, luchando por salir adelante.

Sin embargo, empecé a sentir un gran amor por lo que hacía: viajar, hasta el punto en que viajar se convirtió en una forma de entender la vida. El resto de la historia, resumida, ya la conocéis: atravesé Centroamérica, Sudamérica, llegué hasta el sur, volví a recuperar (mi camino hacia) el norte, y aquí estoy, de nuevo en México DF, donde empezó todo, en la misma casa, en la misma mesa, a esa hora en la que unos y otros (quien más, quien menos), duermen a ambos lados del Atlántico.

Después de un doloroso parto, el bebé ya está entre mis brazos. Ha nacido sano. De momento no interactúa mucho, pero es risueño y se le ve con carácter. Espero poder presentároslo pronto, y que pueda enriquecerse de vosotros, como yo me he enriquecido de él durante estos meses. Creo que esta nueva criaturica os va a gustar.

2 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Eynar Oxartum //

    Felicidades al nuevo Olicito, ¿de qué color tiene los ojos? :)

  2. Mercedes e Ignacio //

    El color de los ojos no lo sabemos, pero de que estarán pletóricos de todo lo que han visto a través del ancho mundo, de eso estamos más que seguros.
    Un abrazo al que regresa en breve.

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones