Consejos para un viaje como este

Quien más, quien menos, y sea por el motivo que sea, ha soñado con hacer un viaje así y recorrer Latinoamérica. En base a mi experiencia, ¿qué cosas son necesarias para tener éxito? Esto, os recuerdo, es solo mi opinión.

  • Fuerza de voluntad: Lo más importante. Debes estar preparado/a para saber que vas a pasar contrariedades y momentos malos… y que lo vas a superar. Ahí está todo lo bueno y todo lo malo a tu disposición. Elige quién quieres ser.
  • Fuerza física: Dedica unos días previos a ponerte en forma para que no te pillen por sorpresa las duras condiciones que en ocasiones atravesarás (viajes de horas en autobuses cochambrosos, etc.)
  • Dinero: Cuanto más tengas, más lejos llegarás, aunque no necesariamente aprovecharás mejor la experiencia.
  • Disciplina: Sé organizado/a. Tu mochila es tu mundo. Tienes que saber en todo momento qué llevas, dónde dejas las cosas y no esparcirte demasiado, porque a veces te tocará hacer una mochila a oscuras en una habitación compartida. O a veces llegarás a una ciudad cansado/a y aún así tendrás que lavarte la ropa aunque no te apetezca.
  • Optimismo: Trabájalo. Visualiza a cada momento tu objetivo, incluso si este abarca solamente 24 horas. Es más, cuanto más a corto plazo sean tus objetivos, mejor.
  • Pesimismo: Utilízalo a tu favor. Da por hecho que, en función de las zonas que atravieses, es probable que te asalten, te hurten o simplemente pierdas posesiones accidentalmente. A todos les ha ocurrido. Es una mala experiencia, pero la enseñanza lo compensa.
  • Mochila: Deja al menos un tercio de la mochila vacía, porque necesitarás espacio para meter comida en alguna ocasión, o algún regalo irresistible para cuando vuelvas.
  • Equipaje: No te lleves nada que entre en la categoría de “por si acaso”. Probablemente no lo necesitarás. Cuida por encima de todo tu pasaporte y tu tarjeta de crédito.
  • Ropa: Llévate pocas camisetas (te va a gustar renovarlas de vez en cuando), un pantalón de chándal que te pueda servir para dormir y para emergencias, y poco abrigo (en muchos países, la ropa es barata y puedes adquirir lo que necesites).
  • Medicinas: Llévate suero oral, ibuprofenos, tiritas, antibióticos y poco más, en función de tu nivel de hipocondria (aquí entramos en la categoría de “por si acaso”).
  • Vacunas: Yo me puse todas las obligatorias y las recomendadas, pero no me han pedido absolutamente ninguna en ninguna frontera. El famoso tratamiento preventivo de malaria es muy duro, y no compensa (porque, en caso de contraer la enfermedad, el tratamiento es el mismo, con una dosis mayor).
  • Tecnología: Cualquier aparato que te lleves (portátil, iPod, iPad, etc.) puede ser útil, pero a la vez  un hijo al que alimentar, cargar (en el doble sentido de las baterías y el peso), proteger de las altas temperaturas y, en definitiva, una preocupación.
  • Comunicación: Piensa si realmente es vital para tu viaje tuitear a cada momento dónde estás, o marcar tu posición con Foursquare. Además, el mundo virtual puede hacer que te pierdas experiencias reales. Aquí hay mucha emigración, y las tarifas de los locutorios son muy asequibles.
  • Cosas imprescindibles: una linternica, una navaja suiza (de las buenas, no te suceda como en “127 horas”), una cámara de fotos pequeña, un pequeño candado, y un bloc para apuntar cosas. Lleva siempre una lata de atún, una de macedonia de vegetales, un par de sobres de mayonesa de cualquier McDonald’s y una manzana.
  • Cosas innecesarias: libros (es necesario leer algo, pero hay muchas librerías y puestos donde comprarlos y luego dejarlos por ahí), guías de viaje (siempre hay alguien que lleva una y te la puede prestar :P ) y una cantimplora.
  • Vida sentimental: Si arrastras una historia conflictiva, recuerda que la distancia es una lupa que aumentará el dolor. Ciérrala lo más herméticamente posible antes de viajar, o en su defecto, intenta aprovechar la experiencia del trayecto para cerrarla.
  • Ganas de divertirte: Es un viaje duro, pero a poco que hagas, tendrás muchos más momentos de diversión que de tristeza, y cuando vuelvas, lo echarás de menos. El momento presente es tu gran aliado.
  • Confianza: Si llevas un tiempo queriendo dejar tu trabajo y no tienes ataduras importantes (sé sincero/a al distinguirlas), haz el viaje. Las cosas serán mejor cuando vuelvas, porque tú serás mejor persona.

2 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Mercedes e Ignacio //

    Tomamos nota. Un abrazo.

  2. erika //

    nos conocimos hoy en un semàforo en Quito? esto es totalmente al azar y es màs que seguro que estoy confundida. Eu

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones