Desde Ítaca

Me encuentro en la cafetería “Ítaca” de Murcia. Aquí se cuajaron muchos de mis sueños de mi época universitaria, hace más de diez años. Y aquí es donde he querido que termine este viaje y este blog.

No es casualidad que este blog se llame “Silencio, se viaja”. Aparte del tema de los vídeos (que estudiaremos qué hacer cuando hablemos en Cuarto Creciente Producciones), el cine ha sido uno de los ejes de rotación de esta historia, basada en hechos reales. Si me permitís el juego, si este viaje fuera una película, ¿a qué género pertenecería? ¿Comedia? ¿Drama? ¿Musical, tal vez?

Tras pensarlo mucho, creo que esta película sería una película de acción. Ha habido carreras contrarreloj, sangre, sudor, paisajes espectaculares, emociones extremas… y como en toda peli de acción, yo, el prota, he ganado. He matado al malo, he desactivado la bomba y he salvado a la humanidad. En cuanto a la chica, necesaria en esta clase de películas, he dejado un rastro de migas que algún día me juntará con ella. ¿Os imaginabais un final mejor?

Aquí es donde se encienden las luces y empiezan los créditos. Dadle al play en cuanto termine de cargar, si no lo ha hecho ya. Como me han dicho en alguna ocasión, el desenlace no es más importante que cualquiera de los capítulos anteriores. Es solo un final, como cualquier otro. Además, esta película ya no es solo mía. También es de todos los que habéis seguido mis pasos.

Viajad. Ya sea por dentro, o por fuera, pero viajad.

Un abrazo y hasta siempre.

9 comentarios. Deja el tuyo aquí.

  1. Pe //

    Me lo has puesto fácil…

    Ítaca (Kavafis)

    Cuando emprendas tu viaje a Itaca
    pide que el camino sea largo,
    lleno de aventuras, lleno de experiencias.
    No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
    ni al colérico Poseidón,
    seres tales jamás hallarás en tu camino,
    si tu pensar es elevado, si selecta
    es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
    Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
    ni al salvaje Poseidón encontrarás,
    si no los llevas dentro de tu alma,
    si no los yergue tu alma ante ti.

    Pide que el camino sea largo.
    Que muchas sean las mañanas de verano
    en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
    a puertos nunca vistos antes.
    Detente en los emporios de Fenicia
    y hazte con hermosas mercancías,
    nácar y coral, ámbar y ébano
    y toda suerte de perfumes sensuales,
    cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
    Ve a muchas ciudades egipcias
    a aprender, a aprender de sus sabios.

    Ten siempre a Itaca en tu mente.
    Llegar allí es tu destino.
    Mas no apresures nunca el viaje.
    Mejor que dure muchos años
    y atracar, viejo ya, en la isla,
    enriquecido de cuanto ganaste en el camino
    sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

    Itaca te brindó tan hermoso viaje.
    Sin ella no habrías emprendido el camino.
    Pero no tiene ya nada que darte.

    Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
    Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
    entenderás ya qué significan las Itacas.

    Un abrazo

  2. Irina //

    1- Me encanta Kavafis, Pe!

    2- Me he visto pronto, entre los lectores. Gracias!

    3- Y me he quedado hasta el final porque intuía alguna sorpresa.

    (Pero hombre, pero hombre… a la chica ¿no hubiera sido mejor haberle dejado un rastro de piedrecitas de colores? Las miguitas de pan se las van a comer los pajaritos.)

    Un abrazo y deseando ver el estreno!

  3. LR //

    Creo que será un documental espectacular,del que podréis sacar una trilogía si queréis ;) El viaje ha sido intenso y este “final” no es mas que el principio de la era “post-viaje”,un cumulo de experiencias que han valido la pena y que te han cambiado y convertido en alguien mucho mas especial de lo que eras,y que como siempre,ha sido un placer leerte.muchas gracias de veras ;)

  4. Elena //

    Sí, menuda (y estupenda y emotiva) sorpresa final, Pablo.
    Qué gusto ha sido poder viajar contigo.
    Un fuerte abrazo.

  5. Oli //

    ¿Volver? Vuelva el que tenga,
    Tras largos años, tras un largo viaje,
    Cansancio del camino y la codicia
    De su tierra, su casa, sus amigos,
    Del amor que al regreso fiel le espere.

    Mas, ¿tú? ¿Volver? Regresar no piensas,
    Sino seguir libre adelante,
    Disponible por siempre, mozo o viejo,
    Sin hijo que te busque, como a Ulises,
    Sin Ítaca que aguarde y sin Penélope.

    Sigue, sigue adelante y no regreses,
    Fiel hasta el fin del camino y tu vida,
    No eches de menos un destino más fácil,
    Tus pies sobre la tierra antes no hollada,
    Tus ojos frente a lo antes nunca visto.

    (“Peregrino”, Luis Cernuda).

    Gracias a todos. Es un privilegio haber llegado hasta aquí con vosotros. Ya estoy preparando mi próxima página, y desde ya, prometo emociones fuertes.

    Pablo

  6. Eynar Oxartum //

    El alfabeto se hizo para escribir los sonidos que producimos al hablar. Pero ¿con qué letras se escribe un suspiro profundo? ¿Uno de esos suspiros que te llevan mil sentimientos mientras el aire pasa por tu interior?

  7. marta //

    si tu corazón es amplio, en los sitios más cercanos se viven viajes muy intensos, me parece un lindo lugar para finalizar, pues, ¿que es el fin si no un nuevo inicio?

  8. Martha //

    Está espectacular el restaurant, con un estilo muy elegante y acogible, el vídeo lamentablemente no lo pude ver por mi conexión, se descarga muy lento y me consume muchos recursos.

  9. Camille //

    Eres único creando blogs llenos de encanto, pero eres un culo inquieto jajajaja
    Tienes tantas ideas. Pedazo viaje, no?
    Besos

¡Síguenos!

¡Mira el mapa de la ruta!


Ver mapa de la ruta en Google Maps.

Archivo

  • 2011 (142)
  • Enlaces

    • Cuarto Creciente Producciones